Archivo mensual: septiembre 2009

EPISTEMOLOGÍA DE LA COMPLEJIDAD

EPISTEMOLOGÍA DE LA COMPLEJIDAD

La aproximación a la Epistemología de la Complejidad plantea una interrogante que encierra los tres grandes obstáculos que enfrenta Morin en la construcción de su método, quien en el primer volumen, La Naturaleza de la Naturaleza expone lo siguiente:

“Ahora bien, toda realidad antropo-social depende, en cierta manera (¿cuál?), de la física, pero toda ciencia física depende, en cierta manera (¿cuál?), de la realidad antropo-social.

Desde ahora descubrimos que la implicación mutua entre términos se embucla en una relación circular que es preciso elucidar:
física→ biología→ Antropo-sociología→

Pero al mismo tiempo vemos que la elucidación de semejante relación topa con una triple imposibilidad:
1. El circuito física biología antropo-sociología invade todo el campo del conocimiento y exige un saber enciclopédico imposible.
2. La constitución de una relación, allí donde había disyunción, plantea un problema doblemente insondable: el del origen y naturaleza del principio que nos ordena aislar y separar para conocer, el de la posibilidad de otro principio capaz de volver a unir lo aislado y lo separado.
3. El carácter circular de la relación física antropo-sociología

adquiere la figura de un círculo vicioso, es decir, de absurdo lógico, puesto que el conocimiento físico depende del conocimiento antropo-sociológico, el cual depende del conocimiento físico y, así sucesivamente al infinito. No tenemos aquí una rampa de lanzamiento, sino un ciclo infernal.

Topamos, pues, tras esta primera vuelta a la pista, con un muro triple: el muro enciclopédico, el muro epistemológico y el muro lógico. En estos términos, la misión que he creído que debía asignarme es imposible. Hay que renunciar a ella.” (Morin,1999:25)

En Morin resulta claro, por una parte que en la concepción clásica científica, la interpretación del mundo fenoménico pasa por una elaboración de principios simples, de forma que la noción de complejidad se resuelve mediante una razón que ignora los detalles. Esa necesidad de superación de la totalidad, deja de lado la religancia, particularizando los saberes, al convertirlos en compartimientos estancos, donde la superespecialización conduce inevitablemente a la ignorancia. No podemos abordar la complejidad desde el parcelamiento simplificado del pensamiento. (García: 51)

En relación a la simplificación, este texto de Morin ilustra claramente la perspectiva en cuestión:

Mandamientos del paradigma de simplificación
1.Podemos decir que el principio de la ciencia clásica es: legislar. Corresponde al principio del derecho, quizás. Es una legislación, pero no es anónima, que se encuentra en el universo, es la ley. Y ese principio es un principio universal que fue formulado por el lugar común: “Sólo hay ciencia de lo general”, y que comporta la expulsión de lo local y de lo singular. Ahora bien, lo que es interesante es que, en el universo incluso, en lo universal, ha intervenido la localidad.

En esta referencia Morin intenta señalar que no se puede concebir la totalidad si sus partes componentes, sus detalles no son objeto de reconocimiento.

3. El tercer principio de simplificación es el de la reducción o también de la elementalidad. El conocimiento de los sistemas puede ser reducido al de sus partes simples o unidades elementales que los constituyen.

Aquí entonces es donde aparece el reduccionismo como una evidencia de la simplificación con la que se pretende encarar el fenómeno complejo y que conduce a una pérdida de la noción que en lo complejo está incluido lo simple, es decir que la complejidad no excluye la simplicidad, sólo que no la confunde.

4. El cuarto principio simplificador es el del Orden-Rey. El Universo obedece estrictamente a leyes deterministas, y todo lo que parece desorden (es decir, aleatorio, agitador, dispersivo) sólo es una apariencia debida únicamente a la insuficiencia de nuestro conocimiento.

El pensamiento complejo “quiere comprender la organización, asociar lo que está separado, como el orden el desorden, el sujeto el objeto” (García: 52) superando así la simplificación que involucra una visión reduccionista basada en el pensamiento racional. Es articular lo disjunto y complejizar lo simple. (Morin, 1999: 33)

5. La antigua visión, la visión simplificante, es una visión en la que evidentemente la causalidad es simple; es exterior a los objetos; les es superior; es lineal. Ahora bien, hay una causalidad nueva, que introdujo primeramente la retroacción cibernética, o feedback negativo, en la cual el efecto hace bucle con la causa y podemos decir que el efecto retroactúa sobre la causa. Este tipo de complejidad se manifiesta en el ejemplo de un sistema de calefacción de una habitación provisto de un termostato, donde efectivamente el mismo termostato inicia o detiene el funcionamiento de la máquina térmica.

Ese efecto de retroalimentación es lo que constituye la recursividad que representa la superación del principio del feed-back o retroacción, sustituyéndolo por las nociones de autoproducción y autoorganización, donde los elementos intervinientes son producto y productores simultáneamente (poiesis). Este principio de la circularidad rechaza la reducción de la complejidad, porque mantiene el movimiento, en una suerte de círculo virtuoso, reflexivo y generador de pensamiento complejo. (Morin, 1999: 32)

6. Sobre la problemática de la organización, no quiero insistir. Diré que en el origen está el principio de emergencia, es decir que cualidades y propiedades que nacen de la organización de un conjunto retroactúan sobre ese conjunto; hay algo de no deductivo en la aparición de cualidades o propiedades de todo fenómeno organizado. En cuanto al conocimiento de un conjunto, es necesario pensar en la frase de Pascal que suelo citar: “Tengo por imposible concebir las partes al margen del conocimiento del todo, tanto como conocer el todo sin conocer particularmente las partes”.

Aquí se manifiesta la hologramática, que trata del principio sistémico en el cual las partes están en el todo pero también el todo está en las partes, de manera pues que el Individuo es un elemento de la sociedad, así como la sociedad está reflejada en cada individuo, en sus expresiones culturales.

12. y 13. Ahora, llego al último punto, que es el más dramático. El conocimiento simplificante se funda sobre la fiabilidad absoluta de la lógica para establecer la verdad intrínseca de las teorías, una vez que éstas están fundadas empíricamente según los procedimientos de la verificación. Ahora bien, hemos descubierto, con el teorema de Gödel, la problemática de la limitación de la lógica. El teorema de Gödel ha demostrado los límites de la demostración lógica en el seno de sistemas formalizados complejos; éstos comportan al menos una proposición que es indecidible, lo que hace que el conjunto del sistema sea indecidible. Lo que es interesante en esta idea, es que se la puede generalizar: todo sistema conceptual suficientemente rico incluye necesariamente cuestiones a las que no puede responder desde sí mismo, pero a las que sólo se puede responder refiriéndose al exterior de ese sistema.
Como dice expresamente Gödel: “El sistema sólo puede encontrar sus instrumentos de verificación en un sistema más rico o metasistema”. Tarski lo dijo también claramente para los sistemas semánticos. Los metasistemas, aunque más ricos, comportan también una brecha y así seguidamente; la aventura del conocimiento no puede ser cerrada; la limitación lógica nos hace abandonar el sueño de una ciencia absoluta y absolutamente cierta, pero es necesario decir que no era sólo un sueño

El problema de la lógica lo aborda Morin desde una metalógica, pues si se pretende resolverlo con una lógica propia, sería en un ejercicio tautológico, de manera que la lógica compleja debe verse desde la dialógica, en el que se unen dos ideas o principios que por su naturaleza son contrarios, pero que no pueden ser separados a objeto de tener la comprensión de una misma circunstancia.

El Método se opone aquí a la concepción llamada “metodológica” en la que es reducido a recetas técnicas. Como el método es cartesiano, debe inspirarse en un principio fundamental o paradigma. Pero la diferencia aquí es precisamente de paradigma, no se trata ya de obedecer a un principio de orden (excluyendo el desorden), de claridad (excluyendo lo oscuro), de distinción (excluyendo las adherencias, participaciones y comunicaciones), de disyunción (excluyendo el sujeto, la antinomia, la complejidad), es decir, un principio que una la ciencia a la simplificación lógica. Se trata por el contrario, a partir de un principio de complejidad, de unir lo que estaba disjunto. (Morin, 1999:37)

Esa unión implica entonces el recurso de una metaepistemología que considere al investigador como sujeto parte de la investigación, en la que se involucren categorías que trasciendan las propias.

Referencias Bibliográficas

García M., Alejandro (2008) Simple/Complejo. En: Revista Estudios Culturales. Unidad de Estudios Culturales. Pp. 49-59. Doctorado en Ciencias Sociales. Universidad de Carabobo. Vol. 1Nº 1 Enero-Julio

Morin, Edgar (1984) Ciencia con Consciencia. Anthropos: Barcelona

___________ (1999) El Método I: La Naturaleza de la Naturaleza. Ediciones Cátedra S. A.: Madrid

__________ (2000) Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa S.A.: España

___________ (2008) Epistemología de la complejidad. [Documento en línea]. Consultado el 20/01/09 en: http://www.pensamientocomplejo.com.ar/docs/files/Morin-Edgar-Epistemologia-de-la-Complejidad.pdf

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Morin y la antropología de la complejidad

Hablar de la Antropología de la Complejidad nos obliga a hacerlo partiendo de Morin y su contexto. Nacido en París como judío sefardí en 1921, crece profundamente afectado por la desaparición de su madre, circunstancia que mitiga con su avidez por la lectura.

Muy joven mostraría su vocación revolucionaria, al hacerse comunista, pero diferencias con las posturas de su partido provocarían su expulsión en 1951. Luego de la II Guerra Mundial y habiéndose retirado del Ejército Francés, Morin realiza estudios en el área de la biología y la teoría de sistemas.

Escritor prolífico, en su obra “El hombre y la muerte”, Morin le da forma a su cultura transdisciplinaria, encontrándose en ella elementos de geografía social, etnografía, prehistoria, psicología infantil, psicoanálisis, historia de las religiones, mitología, historia de las ideas, filosofía, entre otras.

“Nuestra Antropología de la muerte, fundada en la pre-historia, la etnología, la historia, la sociología, la psicología infantil, la psicología total, si quiere afirmarse como auténticamente científica, debe encontrar ahora sus confirmaciones biológicas.” (El hombre y la muerte) p. 85

Desde el Comité del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), trabaja en la idea de una “democracia cognitiva”, bajo los principios de que los conocimientos científicos deben difundirse entre los ciudadanos, dado que la ciudadanía requiere de ellos para tomar sus decisiones ético-políticas y ejercer plenamente sus derechos.
En Morin resulta imprescindible el abordaje de sus núcleos problemáticos para comprender la propuesta compleja:

Individuo/Sociedad/Especie
Se trata de una relación complementaria, en la que el Individuo se encuentra insertado en una Sociedad que como consecuencia de su evolución (regresión) como Especie, en la que se dan relaciones contradictorias.

“Así se comprende el sentido de la transformación progresiva-regresiva, que, creando al hombre, ha creado una nueva referencia individuo-especie. La desagregación de las especializaciones antropoideas, operadas por la regresión, simultáneamente a la desmomificación del instinto, convertido en inteligencia han desposeído ambas al phylum, a la especie, de sus atributos prácticos en provecho del pseudo-phylum, la sociedad, que alimenta al individuo. El mismo movimiento hace del hombre un individuo auto-determinado y un microcosmos indeterminado abierto a las posibilidades de la naturaleza, al tiempo que lo empuja hacia la evolución.” (El hombre y la muerte) p. 92

Antropología como ciencia del fenómeno humano (fenomenología)

– La Antropología es la ciencia del fenómeno humano, Morin concibe el estudio del fenómeno social, desde la complejidad, intentando traducirlo. (Ciencia como consciencia, p. 18) Se refiere al fenómeno como un fenómeno social total, tomado de Mauss, cuya naturaleza es multidimensional, pues tanto la sociedad como sus instituciones están relacionadas y en ella interactúan múltiples dimensiones, psicológicas, sociales y culturales. En este sentido, Gurvitch distingue entre estructura y fenómeno social total, orientándose la polémica en torno a la irreductibilidad del fenómeno social total a las estructuras. Esto forma parte del debate entre la Sociología y la Antropología y sus respectivos paradigmas positivista y estructuralista (Levi-Strauss), a partir de los cuales Morin invita a ver las partes y el todo de forma integral, tomando distancia de este debate en el sentido de proponer una visión que incorpora a ambas teorías desde una perspectiva no excluyente para ninguna.

Fenomenología

– La fenomenología es un término que en su origen representaba la doctrina de la apariencia. En la filosofía contemporánea, su autor más representativo, Husserl, desarrolla la fenomenología como un método cuyo propósito es estudiar los fenómenos, las apariencias originarias, que se presentan en el transcurrir de la experiencia humana, cuando se sobrepone toda consideración sobre su realidad objetiva o asociación subjetiva. En este sentido, se logra exponer la estructura fenoménica, la esencia (eidos), base para la demostración de la conciencia científica como generadora de objetos ideales. (Muñoz, p 274)

Recursividad/Dialogismo/Hologramática
– La recursividad nos plantea la superación del principio del feed-back o retroacción, sustituyéndolo por las nociones de autoproducción y autoorganización, donde los elementos intervinientes son producto y productores simultáneamente (poiesis).
– El principio dialógico une dos ideas o principios que por su naturaleza son contrarios, pero que no pueden ser separados a objeto de tener la comprensión de una misma circunstancia.
– La hologramática trata sobre el principio sistémico en el cual las partes están en el todo pero también el todo está en las partes, de manera pues que el Individuo es un elemento de la sociedad, asi como la sociedad está reflejada en cada individuo, en sus expresiones culturales.

Incertidumbre
– El hombre siempre ha vivido en la incertidumbre. La vida como una constante contradicción entre fe y escepticismo, creación y destrucción; en ello encontramos la contradicción: el pensamiento hegeliano pacifica la contradicción con la Síntesis que Morin rescata, pues para la comprensión de la complejidad, necesitamos la contradicción.

Religancia
– Morin se refiere a la unión simbólica en una relación orgánica de naturaleza, tribu y masa, vale decir la tríada: Individuo/Sociedad/Especie

Complejidad
– La complejidad está reflejada en la incertidumbre, como condición humana en la que intervienen tanto el conocimiento como la historia, de forma recursiva, pues una coproduce a la otra, es decir ambas la alimentan. En la complejidad, la intención es integrar al hombre, no para reducirlo, sino para distinguirlo. En la complejidad están presentes las causas reproductoras y desintegradoras simultáneamente, la incertidumbre y la certeza, el orden y el caos, pero todo ello en un contexto de organicidad.

Reflexión Final

En la discusión filosófica contemporánea, sin duda alguna, Morin representa una importante referencia en cuanto a la consideración del mundo, el hombre y las circunstancias que rodean su paso por esta realidad. Ahora bien, es también importante reconocer que en torno a las ideas morinianas hay un no menos importante debate en relación a la naturaleza de la tesis planteada y su caracterización como paradigma.

Sin entrar en la discusión de lo que significa la construcción de un paradigma, nos referiremos a lo que éste representa: un paradigma es de naturaleza fundacional, por cuanto de él se derivan prácticas y estas se encuentran vinculadas a un método, lo que permite la elaboración de un discurso.

El pensamiento complejo no pretende ser un paradigma, pues de lo que se trata es de la elaboración de una propuesta teórica para comprender y abordar una realidad que es multidimensional, lo que constituye una elaboración de orden fenomenológica integral.

En Morin es importante reconocer que su dialéctica plantea que el hombre no puede ser encasillado como un puro en sí ni un para sí, es decir, no podemos ver al hombre aislado de la realidad que le circunda, ni tampoco separado de su esencialidad, en ello radica su fenomenología y entonces en esa multidimensionalidad observamos como en una relación recursiva el hombre se interesa por el mundo al que pertenece pero a su vez ese mundo influye sobre su ser y de esa forma en una dinámica complementaria y antagónica, va construyendo su realidad, que es compleja partiendo de esas dimensiones múltiples, pero que es simple por la forma en que esta se reproduce, pues el hombre contiene una pequeña parte de todo aquello que le rodea, él contiene elementos representativos de ese ambiente en el que se encuentra insertado.

El pensamiento de Morin invita a ver al hombre y la ampliación de su capacidad de percepción, conocimiento, entendimiento y reflexión a partir de la ausencia de separación entre el hombre y su circunstancia. Entender al hombre inmerso en una dimensión múltiple de la que puede alimentarse y a la que puede nutrir en una persistente interacción, en la cual se encuentran reflejadas diversas disciplinas, que aun siendo contradictorias, desde la perspectiva moriniana, se complementa para ofrecer una visión integral de esa denominada fenomenología social total.

Referencias Bibliográficas
Araya, Domingo. (2004) Pensamiento Político. Aplicaciones didácticas. (1ª ed.) Cooperativa Editorial Magisterio: Colombia

González, Sergio (2002) Pensamiento Complejo. Cooperativa Editorial Magisterio: Colombia

Morin, Edgar (1999) El hombre y la muerte. Editorial Kairós S.A.: Barcelona

__________ (2000) Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa S.A.: España

Muñoz, J. y J. Velarde (2000) Compendio de Epistemología. Editorial Trotta: España

Deja un comentario

Archivado bajo Política